manjon-guinea-logo

LA RUTA TURÍSTICA DE LA OTAN

Manjón Guinea
Manjón Guinea

Licenciado en Ciencias de la Información, Criminólogo y escritor

FOTO AUTOR 1Por María Marcos
Licenciada en Derecho, lectora y librepensadora

El mundo entero ha tenido puesta la mirada en la Cumbre de la OTAN. Medio mundo en la cumbre, sobre todo los más cercanos a la frontera rusa y medio mundo en la envidiable ruta turística y gastronómica organizada para entretener a los acompañantes de los Jefes de Estado y de Gobierno. Parece que su agenda pudiese estar incluso más repleta de compromisos y obligaciones que la de los propios dirigentes.

Independientemente del retorno que pueda tener este plan de vacaciones para nuestra ciudad, Madrid y alrededores, independientemente de lo que este plan pueda servir para suavizar tensiones y facilitar acercamientos entre los países invitados, independientemente de todos los costes de seguridad, asesores, aviones, helicópteros, trenes, cocineros, bomberos, policías que supondrá a nuestro país cuidar debidamente a dichos acompañantes, independientemente de todo esto, se me hace un tanto frívolo un despliegue de medios tan amplio destinado al disfrute, distracción y satisfacción de un grupo tan extenso como los propios dirigentes.

No sé si frívolo o contradictorio. No sé si inapropiado o desproporcionado. No sé si un tanto vergonzante e innecesario. No se poner el adjetivo apropiado a la extraña sensación que me produce ver las imágenes en las noticas de todos estos planes organizados en paralelo pero que forman parte de la cumbre.

Lejos de la envidia que pudiera parecer y desencantada por toda la parafernalia creada alrededor de la reunión, preocupa que olvidemos el objetivo de evitar más guerras y de devolver al mundo la estabilidad perdida causante de una nueva crisis económica, así como de una disparatada inflación, la más alta en 37 años, que afecta directamente a los bolsillos de todo consumidor o visto lo visto, no a todos.

Puede que sea la práctica habitual y seguramente la mejor manera de llegar a entendimientos y acuerdos beneficiosos para todos y que el problema esté en mi falta de comprensión de ciertos protocolos y diplomacias, por ser más de reuniones ejecutivas, sin distracciones , con el único foco de tratar el problema que nos ocupa, de las demandas urgentes como la agresión a Ucrania, y sus peticiones de armamento, de apoyo económico y de financiación, de eliminar zonas grises y alcanzar más compromiso, así como afrontar el futuro incierto y peligroso que nos puede acabar tocando a todos por la inminente amenaza y el alto riesgo de una guerra, no solo en Europa , sino mundial. Temas, que permítanme decirlo, chirrían con las múltiples actividades organizadas en torno a la cumbre.

Guerra en Ucrania
Guerra en Ucrania

Pensareis que lo cortés no quita lo valiente, que una cosa no quita la otra, y seguramente tengáis razón. Pero no puedo evitar visualizar estas escenas costumbristas y relajantes muy alejadas de las reuniones de trabajo que merecen la ocasión y que debería ser el único y principal motivo de la cumbre.

Tal vez me haya dejado llevar por los medios y la difusión de imágenes de los consortes paseando por las tiendas de Madrid, bendito y bienvenido turismo, acompañados de sequitos infranqueables, y generando incluso cierta ternura por su cercanía a los mortales, a la vez que incomprensión en cuanto al papel que han venido a desempeñar tanto consorte. Sin duda relevante, si lo medimos y evaluamos con relación a los costes que deben estar generando.

Que una cumbre tan marcada por el drama, el sufrimiento y la agresión a un pueblo, también destaque por la experiencia religiosa que va a permanecer en el recuerdo de los contiguos, en cuanto al deleite y complacencia, no deja de parecerme una señal inequívoca de lo mal repartido que está el mundo.

Quién sabe si el año que viene la cumbre se celebrará contando con la participación de líderes como Zelenski y su esposa, y que, en esta ocasión, formen parte de este privilegiado y exclusivo evento internacional y que ambos disfruten, no solo de las reuniones ejecutivas y formales, sino también de las distracciones paralelas que ofrece la cumbre. Sin lugar a duda nos alegraremos de que vuelvan a formar parte de este mundo feliz, como decía Aldous Huxley, y esta ocasión bien repartido.

lo último del blog...

El pequeño perezoso de Jean Baptiste Greuze
LA PEREZA

Por María Marcos Licenciada en Derecho y Librepensadora Podría haber

Mis libros...

Suscríbete

Para ello solo debes dejar tu nombre y tu correo, prometo no enviar correos molestos, solo os informaré de mis nuevos videos, libros, entrevistas, etc.