manjon-guinea-logo

Garzón y el Ministerio de la Recomendación

Manjón Guinea
Manjón Guinea

Licenciado en Ciencias de la Información, Criminólogo y escritor

Garzón nos recomienda beber agua y no vino; y nos da su bendición

Por Manjón Guinea

Si uno echa la vista atrás y contempla la Historia con mayúsculas se queda asombrado de cómo han cambiado los tiempos. De vez en cuando uno tiene el grato placer de abrir las páginas de esos libros de Historia que recogen las revoluciones de los oprimidos frente al poder reinante y al poderoso, y se enorgullece de que algo, por poco que sea, se ha arañado a las clases pudientes de siempre.

garzon

Casi siempre esa incesante lucha ha venido promovida por la izquierda radical esperando el ciudadano de a pie, eso sí, que nunca llegaran al poder por temor a que todo terminara en una debacle. Uno recuerda a los jacobinos durante la Revolución Francesa, y su oposición frontal al Antiguo Régimen. Su llegada al mando cortando cabezas como la de Luis XVI e incluso la de su propio dirigente, el que se hacía llamar el incorruptible, Maximilien Robespierre; o rememora las vicisitudes de un Lenin altivo que viaja amparado por la noche en el interior de un tren desde Alemania a Rusia para iniciar la Revolución Rusa; o el campesinado frijolito siguiendo los pasos de ese abogado guerrillero por las montañas de Cuba, llamado Fidel Castro, para llegar al Cuartel de la Moncada y derrocar a Fulgencio Batista. Actos heroicos antes situaciones extremas, que terminaron desembocando en años de dolor.

Hoy día todo ha cambiado mucho. Ya no vemos a un Carrillo de pantalón de pana o a una Pasionaria de vestido negro y sucio clamando en las calles por los pobres frente al franquismo. Ahora la izquierda radical, los herederos del PCE, se sientan en sus cómodos sillones del Ministerio de Consumo, alrededor de una mesa de caoba para hacer sus braing storming de cada mañana después del desayuno.

Nuestro ministro del Partido Comunista tiene la imagen de un seminarista que da la mano blanda al saludar. De traje y chaqueta, pero sin corbata, eso sí. Es como un ilustrado del Siglo de Oro, que se acerca mas bien a un iluminado. Un enviado del Señor que de vez en cuando decide subirse al pulpito, pero no a arengar a las masas, sino a recomendar, a transmitir sus revelaciones divinas de la noche anterior.

Garzón y el agua
Garzón nos recomienda beber agua que es más sano que el vino

No importa mucho si el coste de la luz sube y es un abuso ante el ciudadano; no importa si el gas se dispara y acrecienta ese abuso; no importa si las grandes entidades bancarias ponen mil dificultades y trabas para que los ancianos puedan sacar su propio dinero; no importa si las casas de juego siguen existiendo y ejercen de concentración de jóvenes que acaban en bandas de tendencia latina y apostando y endeudándose para poder seguir comprando marihuana… No importa estar al frente de un Ministerio para tomar las medidas pertinentes para frenar, derogar y castigar todas aquellas señales de desamparo de los más débiles: del ciudadano de a pie.

Los tiempos han cambiado y ahora más que imponer y perseguir al poderoso lo que hay que hacer es aconsejar y recomendar al más débil. Por el bien de su conciencia, de su salud y de su espiritualidad.

Por eso Alberto Garzón, después de desayunar, se dirige hacia su púlpito y haciendo gala de esa voz suave y acompasada, se fija exclusivamente en el punto u) de las competencias de la Subsecretaria para dar a entender al mundo que ha vuelto a ser iluminado, como por herencia divina. Lo que le permite volver a salir en la foto de las campañas de publicidad institucional y comunicación.

Como un sacerdote evangelizador de la iglesia de la Cienciología se dirige hacia nosotros y nos dice que comer carne es malo y que no lo recomienda, o que nos sugiere que en el menú de cada día en lugar de pedir vino tomemos agua… que es más sana. Pero eso sí, que nadie se ofenda porque es tan sólo una recomendación. Algo que todos nosotros debemos aceptar CON SUMO gusto, pues no deja de ser por nuestro bien. ¡Que dulce pastor de su rebaño! Qué gran labor la de este Ministerio de la Recomendación.

lo último del blog...

El pequeño perezoso de Jean Baptiste Greuze
LA PEREZA

Por María Marcos Licenciada en Derecho y Librepensadora Podría haber

Mis libros...

Suscríbete

Para ello solo debes dejar tu nombre y tu correo, prometo no enviar correos molestos, solo os informaré de mis nuevos videos, libros, entrevistas, etc.